domingo, 7 de septiembre de 2008

la reflexió que ve

llegesc en El Pais, sobre la compra del Manchester City per la Família real de Abu Dhabi:

Si a los aficionados del Betis, el segundo club de la tercera ciudad
española -como lo ha sido el Manchester City en Inglaterra-, les ofreciera un
jeque árabe la opción de fichar a Cristiano y a Messi, de dejar al Sevilla, al
Madrid y al Barcelona en la sombra y pretender seriamente a ganar la Copa de
Europa, tal es la naturaleza humana -o, al menos, la naturaleza del aficionado
de fútbol- que muy pocos dirían "muchas gracias, pero no".



i, en el futur, ¿si els accionistes del Valencia (o del Santander) digueren que no a un gran inversor es quedarien enrere en la carrera dels productes? ¿es quedarien enrrere Barça, Madrid i Athletic per ser clubs? ¿valdria la pena pagar per veure productes? ¿d'això també en té culpa Florentino Pérez? al cap i a la fi, sols és multiplicar a Dmitry Piterman per deu, cent o mil...